A- A A+
En un osado movimiento las fuerzas de la División del Norte cruzaron la Sierra Madre Occidental para sitiar la localidad fronteriza de Agua Prieta, Sonora, defendida por el “menos general de todos los generales”; Plutarco Elías Calles. Los informes aseguraron que la ciudad sólo era defendida por 1,200 hombres, sin embargo, en el trayecto, el presidente estadounidense Woodrow Wilson otorgó su reconocimiento al gobierno de Carranza y permitió el uso de los ferrocarriles norteamericanos para trasladar desde Coahuila, a través de Texas y Arizona, 5,000 efectivos carrancistas. Cuando Pancho Villa atacó en las sombras de la madrugada del 1 de noviembre de 1915, reflectores plantados del lado norteamericano arrojaron luz sobre los movimientos de las huestes villistas, que se estrellaron contra la bien reforzada ciudad. Dicen que desde ese día, Villa juró vengarse.


Pavel Leonardo Navarro Valdez
Investigador del MNI-INAH



Fotografía: Soldados carrancista defendiendo Agua Prieta, 1915, The Getty Institute.