A- A A+
Una de las plantas importantes dentro de la dieta del México prehispánico es el huautli o amaranto. De ella se podían aprovechar casi todas sus partes con las que se preparaban diversos platillos, tanto dulces como salados: las hojas como las del quintonil en ensaladas, las semillas para preparar atoles, harina o mezcladas con miel, y las flores del huauhzontle en guisados. Con la llegada de los españoles, el huautli fue conocido como bledo por ser considerado como planta de poco valor o mala hierba que perjudicaba los sembradíos. Aunado a ello, la producción y utilización del huautli decayó porque ocupaba, en los rituales religiosos el lugar más destacado: era el cuerpo de sus dioses.

Debido a que su semilla se utilizaba en la preparación de una masa o tzoalli con la que elaboraban imágenes del dios Huitzilopochtli (entre otros), y consumidas por el pueblo en la culminación de las fiestas de Panquetzaliztli, llamada teocualo que significa “comer a los dioses”, el empleo de esta planta fue prohibido, redundando en la disminución de su cultivo, e introducción del trigo para suplirlo.

Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH