A- A A+
Huitzilopochco supo aprovechar las diversas fuentes del vital líquido que lo rodeaban, desde las aguas salobres de las que obtenía sal, hasta las dulces del lago de Xochimilco en las que implementó la producción agrícola intensiva a través de las chinampas. También, tras el sometimiento, Tenochtitlán y Huitzilopochco tendieron una vía de comunicación sobre el lago que conectó al primero con las tierras firmes del sur poniente, y con Iztapalapa, donde cada cincuenta y dos años realizaba su ceremonia del Fuego Nuevo. Esta abundancia acuífera era tan manifiesta, que quedó plasmada a través de los topónimos que identifican al señorío prehispánico en los diferentes documentos que aún se conservan, como son códices, mapas y registros tributarios, en los cuales se le representa, ya sea, con un colibrí, que alude al dios Huitzilopochtli, contenido en un círculo azul, semejando el agua que lo rodea (mapa de Uppsala, Matrícula de tributos, códice Mendocino), o con el ave que emerge de un cántaro, simbolizando éste, la abundancia del vital líquido (Códice Xólotl).


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH