A- A A+
A través de los mitos fundacionales de Tenochtitlán, podemos obtener información de los pueblos que se encontraban asentados en los alrededores. En el caso de Huitzilopochco, se sabe que su nombre original era Uichilat o Ciavichilat dado por sus pobladores de origen tolteca-chichimeca.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, Huitzilopochco gozaba de un entorno muy favorable para la obtención de recursos, dada la cantidad de cuerpos de agua que lo rodeaban. El dios chichimeca de este elemento, Ubichilti (Opuchtli, entre los mexicas), protegía y proveía a su pueblo de lo necesario para subsistir. Como re ere el mito, Ubichilti ayudó a Tenoch, guía de los mexicas (quienes durante su peregrinaje se habían asentado en Uichilat) en la caza de animales y la pesca para el sustento de su grupo, dándole armas y una tiradera. Para agradecerle, Tenoch ofreció construirle un templo junto al de Huitzilopochtli cuando tuvieran su ciudad establecida y que también sería venerado por los mexicas. Para sellar dicha promesa, Ubichilti propuso que el lugar donde se encontraban ya no se llamaría Uichilat, sino Huitzilopochco, nombre con el que se conoció a la llegada de los españoles.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH



Imagen: Representación de Opuchtli, dios acompañante de Tláloc, Códice Florentino.