A- A A+
¿Te has preguntado cómo es que las pinturas realizadas hace unos 200 años pueden ser exhibidas en la actualidad?

Los materiales de esas pinturas, como todo en la naturaleza, envejecen y se deterioran. Para que ese envejecimiento y deterioro no impida que puedan ser apreciadas y admiradas en los museos, los restauradores especializados, dan una serie de tratamientos para mantener en buen estado a las pinturas y a todas las colecciones de los museos.

Casi todas las pinturas de caballete, sobre todo las antiguas, cuentan con una capa de barniz que protege a la pintura al óleo; este barniz, es el primero en degenerarse; ya sea oscureciéndose, volviéndose opaco, amarillo o formando velos blancos que impiden ver la imagen creada con pintura, por esto, el proceso más común es la limpieza de barniz, un proceso exacto y minucioso; el equipo de conservación del MNI aplica este y otros métodos de restauración a las pinturas de caballete para que recuperen vitalidad y sean apreciadas por el público. Tal es el caso de “El Señor de Santa Teresa”, que actualmente puedes ver en la exposición: “Pintado en México: Pinxit Mexici” en el Palacio de Cultura Banamex – Palacio de Iturbide, en la Ciudad de México, hasta octubre.


Margarita Alcántara Mejorada
Jefa de Restauración MNI