A- A A+
Este personaje es conocido como el segundo conde de Revillagigedo, y el mejor gobernante que tuvo la Nueva España de 1789 a 1794, ya que se distinguió por ser honrado, prudente y defensor de los derechos indígenas, aunque con ciertas virtudes como gobernante, dinámico, trabajador y de pensamiento liberal.

Demostró preocupación por la capital de la Nueva España que estaba en pésimas condiciones, descuidada e insegura. Mandó introducir en las calles el desagüe, atarjeas y luego las empedró a todas por igual, instaló el alumbrado público, estableció el servicio de limpia, la seguridad y el ordenamiento de la capital con la numeración de cada casa, siendo conocido como “la ciudad de los palacios”, misma que sirvió de modelo para el resto del virreinato. Organizó el servicio de policía y rondas llamados los serenos. Mejoró la comunicación y el tráfico comercial, destacando los caminos a Veracruz, Acapulco, Guadalajara y Toluca; realizó el primer censo de población, construyó los cimientos del archivo general de la nación, y fomentó el cultivo del algodón, la caña y el lino.

Supo destacar como hombre ilustrado de su tiempo, pues logró incrementar la recaudación de impuestos, demostró ser un gran estadista e impulsó el comercio; conocido por su relación con la revolución francesa, por sus ideas liberales, y simpatizante de la masonería, ya que admitió en su comitiva -que lo acompaño a América- a varios franceses que establecieron negocios como relojerías, cafeterías en la capital, lugar donde llevaron a cabo tertulias literarias para comentar las obras venidas de Europa y enseñaron ciencias y artes en beneficio de la educación de esa época, lo cuál hizo conciencia política y buscó el bienestar de la sociedad novohispana.


Gaspar Hernández Ranulfo
Investigador del MNI-INAH



Arq. Fabiola Aranda Chávez. Pláticas de historia de Alfonso Sotelo. El acueducto de Chihuahua 140113.
http://image.slidesharecdn.com