A- A A+
Este mes de febrero se cumplen 170 años de la Batalla de la Angostura, librada por el ejército mexicano en contra del ejército invasor estadunidense en las cercanías de Saltillo, Coahuila. Los mexicanos triplicaban en número a sus oponentes, pero éstos ocupaban el terreno más ventajoso, situación que hizo de esta batalla una de las más sangrientas de la guerra, pues se tuvieron que hacer esfuerzos heroicos para desalojar al enemigo de sus fuertes posiciones al atardecer el 23 de febrero. Lo que más se recuerda de este episodio histórico es la desconcertante decisión del general mexicano, Antonio López de Santa Anna, de retirarse esa misma noche cuando la batalla estaba prácticamente ganada. Aunque el general alegó que su ejército se encontraba agotado y sin provisiones, y que se vio obligado a abandonar el campo de batalla para correr a auxiliar al gobierno, amenazado en la Ciudad de México por una rebelión, existen testimonios de la falsedad de la falta de provisiones, mientras que la mencionada rebelión no estalló sino hasta 3 días después.


Faustino Amado Aquino Sánchez
Investigador del MNI-INAH



Imagen: Batalla de La Angostura, litografía de Karl Nebel, 1851