A- A A+
El 14 de diciembre de 1920 el recién nombrado secretario de Guerra y Marina, Benjamín Hill, asistió a una comida campestre en su honor en los jardines del ex convento de Churubusco. Había tomado posesión de su cargo el 1 de diciembre, junto con el gabinete del presidente Álvaro Obregón. Por la noche, en su domicilio en la ciudad de México, el general Hill comenzó a sentirse mal hasta fallecer súbitamente. Los rumores señalaron como causa de la muerte un posible envenenamiento sufrido en Churubusco, debido a que su estrella militar despuntaba demasiado entre las intrigas del grupo sonorense. No obstante, el médico Fernando Ocaranza manifestó en la autopsia haber descubierto una afección cancerosa sumamente avanzada.


Pavel Leonardo Navarro Valdez
Investigador del MNI-INAH