A- A A+
Sin duda alguna, uno de los emblemas de la lucha de Independencia de México, fue el estandarte con la representación de la Virgen de Guadalupe que enarboló el cura Miguel Hidalgo y Costilla, la madrugada de aquel 16 de septiembre de 1810, para convocar al pueblo al levantamiento armado.

Investigaciones sobre la autenticidad de la imagen y su historia, mencionan que, originalmente, el estandarte era una obra pictórica realizada en 1805 por el pintor de la Academia de San Carlos, Andrés López, como parte de una investigación sobre la tilma del indígena Juan Diego. Al ser concluida, fue enviada a la parroquia de Atotonilco, en Guanajuato, de donde fue tomada para enarbolarla por el cura Hidalgo. Al ser fusilado éste, en julio de 1811, el lienzo fue entregado al realista Félix María Calleja para, a su vez, enviarlo al virrey Francisco Javier Venegas, quien ordenó que se reparara y entregara a la Villa de Guadalupe. En 1853, López de Santa Anna, decidió que se colocara en el salón de la Cámara de Diputados, pero meses después fue devuelto a la parroquia de Guadalupe, hoy la basílica. Durante su estancia en este lugar fue restaurado por el pintor Tiburcio Meléndez. Durante el proceso, al parecer se le inscribió la leyenda que se encuentra al reverso donde menciona que ese, era el estandarte con que Hidalgo inició la Independencia de México en 1810. Posteriormente fue resguardado en la parroquia de Indios, muy cerca de la Villa. En 1896, con la finalidad de exhibirla en el nuevo Museo de Artillería, el estandarte fue analizado para confirmar su autenticidad. Debido a que se temía por la seguridad e integridad del lienzo, por la aplicación de las Leyes de Reforma, fue entregado al mismísimo presidente Porfirio Díaz para ser expuesto en el Museo Nacional, junto a Palacio Nacional.

El estandarte, actualmente forma parte del acervo del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, donde se encuentra exhibido.
Por otra parte, se encuentra lo que se conoce como el Blasón de Hidalgo, que es un emblema de la Virgen de Guadalupe, también en forma de estandarte, utilizado por los Insurgentes entre 1810 y 1813. Éste se diferencia del primero que mencionamos porque presenta en sus costados diferentes escudos coronados: el de la casa de Borbón y el de las provincias franciscanas de san Pedro y san Pablo, así como una inscripción en latín y ramos de rosas. De acuerdo con algunos estudios, este lienzo perteneció a alguno de los contingentes que se unieron a la lucha armada y que fue capturado por los realistas al movimiento insurgente. También se encuentra exhibido en el Museo de Historia, como parte de su acervo.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH