A- A A+
Concluida la dominación mexica en 1521, se inició el proceso de conversión religiosa de los pueblos mesoamericanos. Para ello, a partir de 1523, comenzaron a desembarcar misioneros españoles con el fin de comenzar el proceso de evangelización y erradicar los cultos paganos.
Dichos religiosos pertenecían a grupos u órdenes que tenían organización y disciplina propias, cuya tarea era difundir la religión católica entre aquellos que eran considerados idólatras. Las órdenes religiosas que llegaron y se establecieron en la Nueva España fueron los franciscanos (en advocación de san Francisco de Asís), llegados en 1523, dirigidos por Pedro de Gante, y un segundo grupo de 12 miembros, encabezados por Martín de Valencia; los dominicos (en honor a Domingo de Guzmán) que arribaron en 1526 y dirigieron su labor entre los indígenas de Oaxaca y Morelos, principalmente y, los agustinos (en honor al teólogo san Agustín), en 1533, quienes desarrollaron su misión entre los indígenas del centro-norte del país. Muy posterior, en 1572, hicieron su arribo los jesuitas, compañía de Jesús fundada por Ignacio de Loyola, y quienes emprendieron sus actividades en la región de California.
Otras órdenes que desempeñaron labores misionales en la Nueva España son los carmelitas, llegados en 1585, los mercedarios, fundada por Pedro Nolasco y representada por fray Bartolomé de Olmedo en la Nueva España, al llegar a finales del siglo XVI.
Mención aparte, está la orden de los dieguinos, rama de los franciscanos, fundada bajo la advocación de san Diego de Alcalá, quienes llegaron hacia 1576 para establecerse en el convento de san Cosme, y cuya labor era evangelizar en Japón y Filipinas. Dada la necesidad de realizar las mismas tareas en tierras americanas les fue cedido por los frailes franciscanos la rústica ermita y el pequeño templo que se había levantado con la piedra de los templos prehispánicos en Huitzilopochco, hoy Churubusco, el cual sería pie para el levantamiento del convento que hoy es albergue del Museo Nacional de las Intervenciones.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora adscrita al MNI