A- A A+
La tarde de 26 de abril de 1937 el pueblo de Guernica, en el País Vasco, vivió una jornada de mercado; los vecinos intercambiaban mercancías en medio de la Guerra Civil Española, cuando a las 15: 45 se escucharon los motores de los aeroplanos de Legión Cóndor alemana y la aviación italiana que dejaron caer sus bombas sobre la inerme población civil, causando 126 muertos. El hecho conmovió a Pablo Picasso, quien hizo suyo el dolor de la pequeña localidad vizcaína, que lo inspiró a pintar una obra representativa del siglo XX.


Pavel Leonardo Navarro Valdez
Investigador del MNI-INAH



Imagen: Pablo Picasso, Guernica, 1937, 3.49 X 7.77 m., Museo Reina Sofía.