A- A A+
Una de las cintas más interesantes de la filmografía mexicana del realizador español Luis Buñuel es la que lleva por título “Él” (1952), melodrama de tintes psiquiátricos interpretado por Arturo de Córdova, que trata el tema de la paranoia. El personaje principal es un caballero de fuertes convicciones católicas y estrecha relación con el clero que, por su enfermedad mental, termina recluido como fraile en un monasterio. Las escenas referentes a la vida religiosa y monástica del personaje las filmó Buñuel en el convento de Churubusco.


Faustino Amado Aquino Sánchez
Investigador MNI


Arturo de Córdova en la iglesia del convento de Churubusco durante el rodaje de “Él”, 1952