A- A A+
El 30 de junio de 1520 tuvo lugar un honroso episodio en la defensa de Tenochtitlán contra la agresión española, cuando Hernán Cortés y sus hombres sufrieron una inesperada derrota que les obligó a escapar precipitadamente de la capital azteca.
La expedición de Cortés llegó en noviembre de 1519 a México-Tenochtitlan, a pesar que el tlatoani Moctezuma II trató de evitar el arribo español a la capital azteca. Tras las noticias llegadas de Cuba, donde se informaba de la intención de Diego Velázquez de apresar a Cortés por insubordinación, éste dejó a Pedro de Alvarado como su representante en estas tierras mientras solucionaba el conflicto.
Aprovechando la ausencia de Cortés, y en una muestra de abuso de poder, Alvarado atacó y asesinó a sacerdotes y “nobles” que se encontraban en el Templo Mayor celebrando una ceremonia en honor a Huitzilopochtli. Como respuesta, guerreros y pueblo asediaron las casas donde se encontraban los españoles (el palacio de Axayácatl, hoy el Monte de Piedad en el Zócalo de la capital mexicana). Con el intento de Moctezuma de calmar a su gente, el pueblo mexica se sintió traicionado, por lo que decidieron elegir a Cuitláhuac como el monarca que respondiera a la situación, mientras que Moctezuma era asesinado.
Sobrepasados, a media noche, Cortés y sus hombres comenzaron a atravesar la calzada de Tlacopan (hoy Tacuba) para dirigirse a tierra firme, pero al ser descubiertos, fueron abatidos en su mayoría, hundiéndose en las aguas del lago de Texcoco, junto con la artillería y el oro que llevaban consigo. La noche del 30 de junio de 1520, triste para los españoles y de triunfo para el pueblo mexica, sólo fue un respiro para continuar con el embate. Cortés emprendió el camino hacia Otumba, donde volvió a enfrentarse con los guerreros mexicas, para después dirigirse con sus aliados tlaxcaltecas donde planeó la destrucción de la ciudad de Tenochtitlán.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH


Imagen: Asedio mexica en las casas reales de Axayácatl contra los españoles, Códice Durán, fol.
30a.Imagen: