A- A A+
Con la finalidad de controlar y registrar el pago de tributo que debían recibir los mexicas y sus aliados por parte de los pueblos y señoríos sometidos, se elaboró durante los primeros años de la conquista y posiblemente basado en un libro anterior a ella, la Matrícula de Tributos. La importancia de este documento, custodiado por la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, no sólo radica en la información que nos brinda sobre la diversidad de productos que se producían en las diferentes provincias, la toponimia de los pueblos sujetos o la especialización en la producción de cada uno de ellos, sino también en que nos permite conocer más sobre la expansión del imperio tenochca al momento de la llegada de los españoles a nuevas tierras. A pesar de que a lo largo del tiempo sufrió de manipulación sin cuidado y mutilaciones, entre sus páginas aún podemos encontrar al señorío de Huitzilopochco, sujeto tributario a partir de 1428, donde se observa parte del pago a Tenochtitlán con cargas de mantas blancas y teñidas, máxtlatl y huipiles.
Elaborado en papel amate por manos indígenas, este códice sirvió como base para la realización del Códice Mendocino a petición del virrey Antonio de Mendoza para conocer la situación político- administrativa prehispánica e instaurar el modelo español.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH


Imagen: Fragmento de la lámina 4 de la Matrícula de Tributos donde se observa en la esquina
inferior derecha, el topónimo del señorío de Huitzilopochco. Tomado de Matrícula de Tributos,
www.wdl.org