A- A A+
Etimológicamente, la palabra logia se origina de la raíz griega Lyke que significa luz. Se identifica además con los términos logos y loga, entendido el primero como discusión, contestación y estudio, y el segundo como mundo, lugar y cosmos, o sea, el todo humano, físico y metafísico.
Conceptualmente, es el local donde se celebran las asambleas de los francmasones; cada una de estas asambleas y el conjunto de individuos que la constituyen. Esta idea remarca su sentido social, misma que la masonería ha cultivado desde siempre, aunque evidentemente en diversas formas y distintos nombres a través del tiempo.

Históricamente, podemos identificar dos etapas del concepto: la antigua y la moderna. La primer etapa se caracteriza por el trabajo físico; la segunda por el desarrollo intelectual de los miembros y de la logia. De acuerdo con Emilio Corbiere, la logia nació en el año 643, fecha en la que se nombró maestros a los comacinos, un grupo de arquitectos que vivieron en una isla fortificada del lago Como, en Italia, durante la época del imperio romano. En la edad media fueron conocidos como gremios o agrupaciones de constructores que levantaron grandes catedrales por diversas partes de Europa. En Inglaterra el gremio elaboró estrictos reglamentos para el buen funcionamiento de la corporación, con esto el concepto dejó de ser un simple espacio de habitación para convertirse en talleres de conocimiento, lugar de preparación y análisis de la disciplina.

En la actualidad, las agrupaciones están relacionadas con una determinada región, cada logia lleva un nombre simbólico, al que se le añade el de la localidad donde tiene su residencia o el santo patrono, como San Juan Bautista y San Juan Evangelista, lo cual nos lleva a suponer que en los primeros tiempos la masonería tuvo ligas con distintas religiones, especialmente con la católica.


Ranulfo Gaspar Hernández
Historiador del MNI-INAH


Fuente: Jasper Ridley, Los masones. La sociedad secreta más poderosa de la tierra, trad. Eduardo
Ojman, Argentina, Ediciones B, 2004, p. 20.