A- A A+
De acuerdo con el mito, en Huitzilopochco se asentaron los descendientes del dios Huitzilopochtli, quienes construyeron un templo en su honor que sólo fue superado en tamaño por el de Tenochtitlán. Huitzilopochtli fue un dios muy importante para los pueblos del centro del país. Representaba a la guerra y al Sol, elementos indispensables para proveerse de recursos, pues a través de la guerra obtenían tributo de otros pueblos, y del Sol, la energía que daba vida a las plantas y animales con las que subsistían.

Entre los elementos que caracterizan a este dios, se encuentran la nariguera en forma de echa, el yelmo o tocado con la representación del colibrí, animal que lo representa, la serpiente de fuego o xiuhcóatl, con la que, en forma de hacha da muerte a su hermana Coyolxauhqui, la Luna, y que en forma de rayo matutino disipa las tinieblas de la noche y, nalmente, las franjas de pintura en la cara que representan su juventud y energía.

Huitzilopochtli era el colibrí que simbolizaba el alma del guerrero muerto, el águila-Sol que representaba el triunfo sobre la muerte y la oscuridad, y el guerrero zurdo, belicoso y temible pero protector y proveedor de su pueblo.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH


Imagen: Representación de Huitzilopochtli, Códice Florentino.