A- A A+
Fundado a orillas de los lagos de Texcoco y Xochimilco, Huitzilopochco supo aprovechar los recursos que de ellos obtenía, y no sólo eso, con el paso del tiempo y tras la sujeción de Tenochtitlán, Huitzilopochco fue obligado a cooperar con materiales y mano de obra para construir un acueducto-calzada hacia Tenochtitlán para surtir de agua dulce al opresor. Dicha calzada es lo que ahora conocemos como calzada de Tlalpan y por ella llegaba el agua de los manantiales del Acuecueyatl, que surtían del vital líquido también a Coyoacán. A la llegada de los españoles, y con el fin de conocer el nuevo reino de la Nueva España, apareció un plano basado en el atribuido a Cortés, donde se muestra el señorío de Huitzilopochco en las inmediaciones del lago dulce de Xochimilco en la parte central superior, quizá por estar rodeado de fuentes de agua, o quizá porque al aprovechar los suelos fértiles de la ribera, construyendo chinampas, hacía parecer que se encontraba en medio del lago. Este plano, erróneo y fantasioso, que muestra la orientación alterada, las calzadas en otras direcciones, y poblaciones con nombres que refieren a la Venecia europea, apareció por primera vez en La Colección de Viajes de Juan Bautista Ramusio, quien publicó el plano junto con la relación conocida como “El conquistador Anónimo”, hacia 1556.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH



Imagen: Plano de México-Tenochtitlan integrado en la relación conocida como El Conquistador
Anónimo”. Tomado de Toussaint, Manuel, Planos de la ciudad de México, siglos XVI y XVII, UNAM,
1938, pág. 48.