A- A A+
Un aneurisma, que sería descubierto tiempo después obligaba a este joven exvasconcelista a tomar constantemente aspirinas. En la presidencia eligió al político más feo que encontró disponible para que no le hiciera sombra. A cambio de cubrirle durante seis años las espaldas, las movidas, las ausencias, asumir las represiones a maestros y ferrocarrileros y el asesinato del viejo zapatista Rubén Jaramillo, el secretario Díaz Ordaz, el de la quijada prominente, fue destapado como el sucesor del de la sonrisa fácil.


Pavel Leonardo Navarro Valdez
Investigador del MNI-INAH



Imagen: Adolfo López Mateos, 1 de diciembre de 1958-30 de noviembre de 1964.