A- A A+
Nuestro barrio ha sido testigo de una particular historia agraria, que bien puede servir como ejemplo de otros relatos de cambios relacionados con el valle de México y su entorno. Durante mucho tiempo, las huertas y campos de la zona, regados por arroyos y manantiales, produjeron alimentos que demandaba la ciudad. Aunque también fue aquí el sitio donde las granjas lecheras dieron un giro dramático a sus actividades pecuarias para dar paso a la edificación del Country Club, allá por 1905, símbolo de la modernización de la elite porfiriana que dejaba atrás su gusto a ciertos espectáculos con la etiqueta de “salvajes”, como los gallos, para practicar distracciones más “civilizadas”, entre ellas el golf, que requiere enormes extensiones de pastos y consume fuertes volúmenes de agua para su conservación.


Pavel Leonardo Navarro Valdéz
Investigador del MNI-INAH



Imagen: Country Club, Churubusco.