A- A A+
Esta mujer indígena nació en la villa de León, Guanajuato, donde aprendió sus primeras letras, fue hija de Don José Francisco Marmolejo, regidor y alcalde de dicho lugar. Contrajo nupcias el 14 de abril de 1793, con el prominente Licenciado Ignacio Guillermo Aldama y González, en la población de León, recibiendo la bendición del teniente cura Pedro Montes de Oca.

Cuando la guerra de independencia estalló en 1810, la pareja contaba con 17 años de matrimonio, juntos simpatizaron de los ideales liberales. Un ejemplo de ello es cuando María Josefa, las hermanas del cura Hidalgo, algunas damas y otros miembros de la sociedad, se ocultan en la población de San Miguel El Grande- hoy San Miguel Allende- al enterarse que el realista Félix Calleja avanzaba con sus tropas al estado de Guanajuato. A dicho sitio llegó el realista Don Manuel Flon, conde de la cadena, quien al ver desolada la ciudad toma esta situación como un insultó. Para calmar su enojó, ante él son presentadas las damas que se encontraban refugiadas dentro del convento de la Concepción. El conde se dirige a ellas de manera represiva y crítica, dirigiéndose en especial hacia María Josefa y a las hermanas del cura Hidalgo, para exigirles la revelación del paradero de sus familiares; muy a pesar de las amenazas ellas se negaron a informar de los hombres que partieron a la lucha armada. Otro hecho de su gran valor fue en la batalla de Aculco, el 6 de noviembre de 1810, cuando el ejército insurgente pierde en combate frente a las fuerzas realistas, donde esta mujer demostró su carácter fuerte e inamovible, impulsando a los insurgentes a tomar las armas para defender su vida.

Los hermanos Juan e Ignacio Aldama tomaron la decisión de encomendar a María Josefa y sobrinas, la custodia del coronel García Conde, quien ante los buenos tratos que recibió en cautiverio, tuvo una deuda de honor pendiente con ellas. Sin embargo, el conde desde su encierro pudo observar la derrota de los insurgentes en Aculco. Ante ello él ratifica que se encargara de que ella fuera tratada con decoro, pero responde  rme y tajante: “Haga usted lo que quiera”. Al consultar varias fuentes, no se encontraron más datos de su vida al término del movimiento insurgente, ni la fecha y lugar de su muerte, por lo que paso a ser una heroína y patriota de la independencia de México.


Gaspar Hernández Ranulfo
Investigador del MNI-INAH



https://twitter.com/gobiernogto/status/569929914