A- A A+
Este mes de marzo se cumplen 180 años de que el ministro de Francia en México, barón Antoine Deffaudis, apoyado por de una escuadra de guerra anclada en el puerto de Veracruz, exigió al gobierno del general Anastasio Bustamante, mediante amenaza de bloquear el golfo de México, el pago de un cúmulo de reclamaciones que arbitrariamente había valuado en 600,000 pesos, así como la firma inmediata de un tratado de libre comercio. Para esa fecha (marzo de 1838) Francia era la única potencia marítima que no había regularizado sus relaciones comerciales con nuestro país mediante la firma de un tratado, pues los mexicanos estaban girando hacia el proteccionismo para desarrollar una industria propia. El gobierno francés, presionado por comerciantes y navieros comprometidos en el comercio con México, utilizó a las reclamaciones (entre las que se encontraba la de un pastelero cuya pastelería había sido saqueada durante uno de los tantos disturbios civiles de la época) para justificar la agresión, pero en el ultimátum en el que Deffaudis amenazaba con el bloqueo, también incluyó la exigencia de firmar un tratado comercial. La negativa de Bustamante a firmar bajo amenaza inició lo que en la historia de México se conoce como Guerra de los Pasteles, aunque en realidad se trata de una intervención, pues la coacción francesa implicó una lesión a la soberanía nacional. Los tiempos cambian y 180 años después es el gobierno mexicano quien busca firmar un TLC con una gran potencia.


Faustino Amado Aquino Sánchez
Investigador del MNI-INAH



Foto: Bombardeo de San Juan de Ulúa por los Franceses, 27 de noviembre de 1838,