A- A A+
Personaje clave en la vida militar y política de México durante el siglo XIX, Mariano Antonio Guadalupe Escobedo Peña nació en el seno de una familia dedicada a la agricultura y a un incipiente comercio. Su inicio en la vida militar se dio a los veinte años, en 1846 al integrarse como miembro de la Guardia Nacional en la guerra contra Estados Unidos, y años más tarde, de 1854 a 1855, se unió a la rebelión de Ayutla en contra del gobierno de Santa Anna. Participó en la Guerra de Reforma, logrando el grado de coronel por su valiosa actuación en las batallas de Monterrey, Zacatecas y Jalisco. Durante la segunda intervención francesa, entre 1862 y 1867, Mariano Escobedo participó en la defensa de Puebla, donde ascendió a general brigadier, continuando con las batallas de Camargo, Tamaulipas y de San Jacinto, en Zacatecas. Fue el artífice del sitio de Querétaro el 15 de mayo de 1867, dando como resultado la rendición de Maximiliano de Habsburgo ante el mismo Escobedo. Con la República restaurada, fue gobernador de San Luis Potosí y Nuevo León durante el gobierno de Benito Juárez, y con Lerdo de Tejada fue ministro de Guerra y Marina y presidente de la Suprema Corte de Justicia Militar.

Durante las rebeliones encabezadas por Por rio Díaz, primero en La Noria en 1871, y luego en Tuxtepec en 1876, Escobedo fue derrotado, por lo que tuvo que expatriarse. Al regresar en 1878, a encabezar una lucha contra Díaz; fue derrotado, encarcelado y luego liberado a condición de reconocer y sujetarse al gobierno, lo que le conduciría a convertirse en diputado, muriendo como tal el 22 de mayo 1902.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH



Litografía de Mariano Escobedo en: Pruneda Pedro, Historia de la guerra de México, desde 1861 a 1867, Editorial del Valle de México, México, 1978.