A- A A+
Parte importante de todo pueblo, durante la época prehispánica, fue su centro ceremonial o sagrado. Con la llegada de los españoles, estas áreas fueron el centro de atención para lograr el dominio militar, civil, económico, político y, por supuesto, religioso. En Huitzilopochco, de acuerdo con las fuentes, también se construyó un templo gemelo como el que caracterizaba al recinto sagrado de Tenochtitlán, un gran templo cuya cima se dividía en dos para venerar a los dioses principales que proveían de bienes y poder: Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra, y Tláloc, dios de la lluvia. Este templo gemelo, el templo mayor de Huitzilopochco estaba construido de piedra de tezontle en su mayoría, recubierto de estuco pintado de blanco y posiblemente con decorado en rojo y azul, colores que distinguían a los dioses mencionados. A decir de los cronistas de la época, el templo mayor de Huitzilopochco sólo era superado por el de Tenochtitlán, dejando ver su importancia entre los pueblos de la zona.

Cabe mencionar que el término Templo Mayor, durante la Colonia, hacía referencia, a veces, al conjunto de edificios del recinto, compuesto por edificios ceremoniales de muchos otros dioses, y otras, se utilizaba para referirse al templo gemelo, que, sugerimos, es la forma correcta.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH



Foto: El templo mayor de Tenochtitlán en el códice Ixtlilxóchitl, tomado de: Biblioteca Digital
Mundial. https://www.wdl.org/es/item/15281/view/1/37/