A- A A+
La imagen que se tiene en México de Nicholas P. Trist es la de un hombre honesto que puso límite a la voraz ambición territorial de su gobierno. Como ministro plenipotenciario estadounidense, encargado de negociar un tratado de paz con México, llegó a este país en abril de 1847 portando un proyecto de tratado que estipulaba la cesión de la mitad del territorio mexicano a los Estados Unidos; sin embargo, ante las contundentes victorias del general Winfield Scott y su ejército en el Valle de México, en agosto-septiembre de ese año, el presidente James K. Polk lo destituyó y le ordenó regresar a los Estados Unidos, ya que se sentía en posición de exigir más territorio: por lo menos una línea que corriera por el sur de Tamaulipas y Coahuila hasta Baja California. Trist desobedeció la orden de retirarse, pues consideraba excesiva e injusta la ambición de su presidente, y negoció con el gobierno mexicano un tratado basado en el proyecto original, en momentos en que en los Estados Unidos se desarrollaba una campaña a favor de la anexión de todo México. Debido a que Polk enfrentaba en el Congreso una fuerte oposición del Partido Whig a la guerra y a la expansión hacia el sur -pues ello aumentaría el poder de los esclavistas sureños-, se vio obligado a presentar el tratado negociado por Trist al Senado para su aprobación.

Por ello, Trist ha pasado a la historia como uno de los mejores amigos de México, sin embargo, su rebeldía le costó la enemistad de Polk y su carrera en la Secretaría de Estado, pues fue despedido y quedó marginado para siempre del ambiente burocrático y político de su país, lo que ha dado a su actuación un halo de sacri cio. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que, en realidad, Trist actuó como un agente del Partido Whig, por lo cual no dudó en traicionar a su jefe para imponerle, con al apoyo en México del general Winfield Scott (destacado político Whig que nunca gozó de la con anza del presidente Polk), un tratado que frustró sus expectativas territoriales.


Faustino Amado Aquino Sánchez
Investigador del MNI-INAH



Foto: Nicholas P. Trist