A- A A+
Muchas han sido las fuentes que dan por hecho que el dios Huitzilopochtli es de origen nahua.

Primero como hombre-sacerdote y después como dios, Huitzilopochtli ha sido considerado desde su creación, guía del pueblo azteca durante su peregrinar, fundador de la ciudad de México Tenochtitlan y protector del señorío de Huitzilopochco. El mito de su nacimiento también hace referencia a elementos que lo asocian con las culturas del centro del país, no sólo con otros dioses sino con costumbres, indumentaria, cosmogonía, etc.; sin embargo, en esta ocasión queremos hacer mención de otros datos que sugieren algo distinto.

Desde su salida de Aztlán, los aztecas recorrieron diversos lugares, entre ellos, el reino tarasco, ubicado en lo que hoy es Michoacán y abarcando parte de los estados de Guanajuato y Querétaro, donde interactuaron con un pueblo guerrero y poderoso. Los también llamados purépecha tenían entre sus dioses a Tzintzuni, dios pájaro, señor de la guerra que se llevaba a los guerreros muertos en combate hacia la región del Sol convertidos en colibríes. Tzintzuni, quien da nombre a la ciudad de Tzintzuntzan, era un dios que exigía el sacrificio humano para no morir al caer la noche.

Podríamos pensar que durante su paso por este pueblo, los aztecas aceptaron a este dios, fusionando a Tzitzuni con Opochtli, dios proveedor de los instrumentos de pesca, necesarios para su supervivencia, dando como resultado la creación de Huitzilopochtli, el colibrí siniestro, señor de la guerra, el Sol y protector de un pueblo poderoso.


Norma Elena Rodríguez Hernández
Investigadora del MNI-INAH



Representación del dios Huitzilopochtli, Códice Telleriano-Remensis.