A- A A+
Comúnmente se dice que la charrería se convirtió en deporte-espectáculo a principios del siglo XX, debido a la decadencia de las haciendas ganaderas que le dieron origen. Sin embargo, según relatan escritores como Manuel Payno y la marquesa Calderón de la Barca, desde por lo menos la década de 1830 los rodeos, herraderos y jaripeos que se celebraban en haciendas y pueblos en todo el país constituían eventos que atraían multitudes para presenciar las habilidades ecuestres de los vaqueros. El público asistente ovacionaba a los charros más diestros, varios de los cuales eran héroes populares como en la actualidad pueden serlo futbolistas y beisbolistas. El paso a la organización en federaciones y a la práctica de la charrería en lienzos en forma de estadio del siglo XX, no fue más que la formalización de un espectáculo que ya tenía por lo menos un siglo de arraigo en el país, y que en efecto ostenta un evidente carácter nacional.


Faustino Amado Aquino Sánchez
Investigador del MNI-INAH