A- A A+
La historia de México no ha sido un tema favorito del cine nacional en los últimos tiempos, menos aún la historia de la guerra entre México y los Estados Unidos (1846-1848). Prueba de ello es que la única película de producción nacional (Producciones Aztla) que aborda este último tema es “El cementerio de las águilas” (1938), dirigida por Luis Lezama y protagonizada por Jorge Negrete. Si bien se trata de un melodrama que narra el trágico romance entre el niño héroe Agustín Melgar y una joven de sociedad, la película tiene el mérito de reflejar con bastante crudeza el trauma y la frustración que la derrota significó para los mexicanos de la época, lo cual llama la atención tomando en cuenta la censura de los gobiernos posrevolucionarios y que el productor contó con la colaboración de la secretaría de la defensa nacional para filmar las batallas. Otro aspecto interesante es que las locaciones donde éstas fueron filmadas son los campos de batalla originales: el Ex -convento de Churubusco y el Castillo de Chapultepec, lo cual aporta bastante realismo a las escenas pues los entornos naturales de ambos edificios no habían variado gran cosa desde el siglo XIX.


Faustino Amado Aquino Sánchez
Investigador MNI



Imagen: soldados-actores de “El cementerio de las águilas” posando en la barda de la Iglesia del Ex Convento de Churubusco, 1938.